08 febrero 2009

Para o João Aguardela


«Los días sin ti son todos iguales, son estrellas sin brillo, son días de más». Estas palabras que el músico portugués Joao Aguardela escribió resumen los sentimientos que ha dejado su pérdida entre sus familiares y amigos. Tendría que haber cumplido 40 años el próximo mes de febrero pero el cáncer se lo ha llevado demasiado pronto, dejando a la música portuguesa un poco más huérfana.
A pesar de haber pasado ya dos décadas, los portugueses no olvidarán una de sus letras más famosas: «Esta vida de marinheiro está a dar cabo de mim (está pudiendo conmigo), rapara para parapa raparaparê...». Aguardela la cantó en los años 90, con su melena castaña y su guitarra, vocalista y líder del grupo que él fundó, Os Sitiados, y con el que consiguió grandes éxitos, el cariño del público y la admiración del medio musical. Lo fundó en 1987 y hasta que desapareció en el año 2000 el grupo Os Sitiados grabó cinco discos. En 1992 fue cuando editaron el álbum homónimo que les llevó al gran éxito con el tema Vida de Marinheiro, con el que consiguieron vender cerca de 40.000 ejemplares.
En su siguiente disco, E Agora? (¿Y Ahora?), la banda hizo un homenaje a las canciones del músico revolucionario José Afonso.
Pero ya por el año 2000, Aguardela estaba pensando en nuevos proyectos que le llevaran a rejuvenecer la música tradicional portuguesa.
De Os Sitiados, Aguardela saltó a la creación en solitario del proyecto Megafone, con el que grabó cuatro discos en los que recogía música tradicional portuguesa mezclada con sonoridades electrónicas.
Ese fue siempre su orgullo: elegir las raíces más profundas de la tradición musical lusa y adaptarlas a ritmos más contemporáneos.Esa reinterpretación de la música portuguesa en la década de los 90 le llevó a obtener el Premio Revelación atribuido por la Sociedad Portuguesa de Autores.
De Aguardela siempre se ha dicho que fue un visionario: un creador de capacidades fuera de lo normal, innovando en cada composición, lanzando proyectos estéticamente inéditos y siempre desde su defensa de la lengua y cultura portuguesas. Con ese objetivo Aguardela dejó Megafone para pasar a un siguiente proyecto: el grupo Linha da Frente, formado por vocalistas de varias bandas nacionales que interpretaron textos de poetas portugueses.
Su trabajo más reciente fue A Naifa, con el que Aguardela consiguió editar tres discos en los que conjugó el fado clásico con lenguajes del pop y consiguió el beneplácito tanto del público como de la crítica.
El músico Jorge Buco, que trabajó con él desde el comienzo de su carrera, dijo de Aguardela que fue «espontáneo, creativo y siempre insatisfecho». Por eso, para trabajar con él, «o era para hacer una cosa nueva o mejor no hacer nada». A pesar de su voluntad de búsqueda, de no parar, de exigir siempre la innovación, el músico Buco se alegra de «haber tenido la felicidad de ayudarlo a poner en marcha muchas de sus ideas».
Joao Aguardela, músico, nació en 1969 y murió el 18 de enero de 2009 en Lisboa.
Virginia Lopes, El Mundo ed. 25/01/09

Cosas de voz, Brandi Carlile

Nunca un grito como el tuyo, Brandi Carlile. Directo en el Aula Magna de Lisboa. Para toda la ciudad, y en cada corazón. Duele adentro, y grita grita otra vez.

07 febrero 2009

Cosas de voz, Matthew Bellamy

"Sing for Absolution", Glastonbury 04

25 abril 2008

18 abril 2008

DANZA LA VOZ

Enxertos verbais e imagens na voz, na dança: falar a voz, dizer o corpo, dançar. Uma palavra atenta ao pequeno rumor do músculo, pendente da tecitura de uma forma de dizer. Discurso a ver o corpo, afinal. Palavras para o corpo. Palavras o corpo, e palavramos todos. Palavras temporariamente contemporâneas [cf. António Pinto Ribeiro, "Dança temporariamente contemporânea", Vega: 1994], sempre a começar, cada gesto como cada gesto e mais nenhum. Dança a voz, e dançamos todos.


Enjertos verbales e imágenes en la voz, en la danza: hablar la voz, decir el cuerpo, danzar. Una palabra atenta al pequeño rumor del músculo, pendiente de la tesitura de una forma de decir. Discurso veendo el cuerpo. Palabras para el cuerpo. Palabras el cuerpo, y palabramos todos. Palabras temporariamente contemporáneas [cf. António Pinto Ribeiro, "Danza temporariamente contemporânea", Vega: 1994], siempre comenzando, cada gesto como cada gesto y ninguno más. Danza la voz, y danzamos todos.



[foto de ana sophia pereira]